domingo, 25 de enero de 2009

>.unemployed diary (II)

Ya ha pasado una semana desde que no tengo trabajo. He aprendido a detestar con furor los exámenes psicométricos. No les encuentro ningun sentido, y menos cuando implican un desgaste evidente. En mi primer entrevista, en unas oficinas cercanas a Mundo E, la prueba consistía en dibujar figuras humanas (en algun momento ya me había tocado hacer eso) con sus historias respectivas, las cuales no tendrían que ser tan extensas, además de un dibujo sin historia de un tipo bajo la lluvia (?). Y nada de exámen técnico, nada de preguntas acerca de lo que se de computadoras... todo era cuestion de hacer unos felices dibujitos. Al final, y sin tomar en cuenta que casi a diario los presionaba con una resolución, contrataron a otro (a lo mejor fue mejor dibujante). Pero lo peor estaba por venir

Mi siguiente entrevista sería en la Anzures, atrás de la Torre Mayor (ya más cerca). Un despacho contable que buscaba alguien que estuviera encargado de los sistemas. Tras llenar una solicitud, a pesar de traer ya mi currículum, empezarían las pruebas... con los dibujos de nuevo, solo que la historia de mis creaciones a lápiz del #2 ahora contendría presente, pasado y futuro (¿una manera de como te ves a ti mismo?), pero luego de concluir eso, vendría lo bueno, la siguiente prueba psicométrica consistiría en una especie de cuestionario... ¡de 187 preguntas! ¡Ni los examenes de admisión son así! (a lo mucho llegan a 120, 128 preguntas). Toda una prueba de resistencia que, supuestamente, debía ser resuelta en 35 minutos, me llevó más de hora y media en las que acabé fastidiado. Y luego de eso, para rematar, otro cuestionario con otras 60 preguntas -estas abiertas, las anteriores fueron de opción múltiple- que yo casi conteste al chingue-su-madre. Todo para que al terminar, sin exámen técnico ni nada por el estilo, la encargada de Recursos Humanos (un puesto realmente inútil en muchos casos, como este) solo dijera "Tendríamos respuesta el lunes". Uta.

¿Por qué tienen que aplicar pruebas que no llevan a ninguna parte, y la que deberían aplicar para ver si uno sabe lo necesario para ocupar ese puesto, no la hacen? ¿O a poco les servirá mucho tener a un tipo reteoptimista, positivo, etc. pero que es un perfecto idiota para lo que debe de hacer? En los trabajos de soporte técnico donde me han aceptado, me aplican una prueba (escrita o práctica) de cosas de informática y, si acaso, alguna de las psicométricas, pero me han resuelto casi de inmediato, sin darle vueltas.

También he pensado en cambiar de giro, no dedicarme a eso y considerar otras opciones... pero eso será en la siguiente entrega...

1 comentario:

Saint. Iz dijo...

el mundo esta lleno de niñatos dando de hostias y llorando por mamadas...el final se aproxima definitivamente